MENU

El “Cuarentón” Emprendedor

Motivación

Buenas a tod@s

Mi nombre es Daniel Salobreña y soy eso que llaman “emprendedor”, quizás piensen que soy un chico joven con un proyecto innovador, que voy en bambas y que tengo una “Manzanita” como ordenador. Pues no, casi cumplo los 40, he trabajado toda mi vida por cuenta ajena y tengo un ordenador que es lo más parecido a un Spectrum de los 90.

Muchos dicen que emprender es como el amor, que no tiene edad, pero la verdad que emprender a los 40, he de reconocer que es algo arriesgado, y no porque no tengas ganas, ni ilusión, sino porque te lo ponen difícil en todos los ámbitos de tu vida. Parece que por intentar ser feliz la sociedad o el sistema te penaliza, te tachan de loco, de que eres un idealista, que emprender no va contigo, que si la calle está muy mala… y todo para que abandones tu “locura” y sigas siendo productivo, pero para otros.

Nos han vendido que si luchas y eres constante puedes llegar a donde quieras, que tú tienes el poder de conseguir lo que te propongas y otras tantas frases hechas dignas de una película de Will Smith, pero por desgracia el esfuerzo casi nunca es proporcional a la recompensa que te mereces.

Por ello decidí pensar en mí, ser mi propia inversión e intentar que esa persona que confíe en mí para crecer sea yo mismo. Sé que es un camino duro y que echaré más horas que un reloj, sé que muchos querrán que fracase y también sé que otros querrán que triunfe, pero lo único que sé, que, si algo tiene esto de ser emprendedor, es el sentimiento de libertad, de hacer lo que realmente te gusta, que en mi caso es disfrutar de mi trabajo y poder hacer feliz a los demás.

Si algo he sacado claro de este tiempo preparatorio como emprendedor es que no es tan bonito como lo pintan. Es verdad que hay mucha formación, herramientas e instituciones que te ayudan a montar una empresa, pero no hay nadie que te prepare mentalmente, porque aguantar la presión, la desilusión, la incertidumbre, la desmotivación y otros sentimientos negativos que te surgen es un reto al que te enfrentas casi todos los días. Tanto es así que consigue que te replantees constantemente tu aventura. Esas subidas y bajadas son realmente complicadas de sobrellevar.

Aun así, sigues adelante y empiezan a llegar los primeros trabajos y empiezan a realizarse los primeros proyectos, el teléfono empieza a sonar y los correos empiezan a llegar, entonces sí, entonces es cuando empiezas a ilusionarte y de pronto empiezas a darte de cuenta de que por mucho miedo que te metan, ya seas trabajador por cuenta ajena o por cuenta propia, eres el mismo, eres tú, y si siempre has sido buen profesional, tarde o temprano los resultados acabaran llegando.

Fruto de ello, nace mi pequeño gran proyecto de consultoría, Diverxia Consulting, el cual hoy ve la luz con el objetivo de convertirse en un referente en el mundo del emprendimiento en Málaga y con el que quiero hacer lo mismo que todas las consultorías, pero con mi sello, que no es otro que el humor y la empatía con las personas, que, como yo, quieren salir adelante.

Daniel Salobreña Lucena
Neurona Inquieta


Etiquetas: ,