MENU

EL EMPRENDEDOR “CUARENTON” EN BUSQUEDA DEL ARCA PERDIDA.

 

 

Sigo con mi apasionada aventura emprendedora donde cada día es una incertidumbre y donde ves que, poco a poco, tu trabajo va dando sus frutos. Me hice empresario para esto, para tener la sensación de crecimiento personal y profesional, pero me hice también empresario para poder pasar más tiempo con mi hija, mi mujer y ganar calidad de vida. ¿Qué pensáis, lo habré conseguido?

Si nos referimos a las horas de trabajo, pues os he de decir que NO, de media suelo echar de 10 a 12 horas diarias, sino más, y por ahora, es muy raro poder tener un fin de semana tranquilo. Mucha gente me dice que tengo que desconectar, pero ¿tú lo harías si tienes clientes fuertes que quieren contar con tu trabajo? Muchos pensaréis que es una suerte, y puede que lo sea, pero también es una presión añadida, porque sabes que si fallas posiblemente nunca más vuelvan, por ello tu trabajo y dedicación es máxima.

Dar charlas, preparar propuestas, hacer llamadas, hacer estudios, contestar correos y además…… mi pequeño torbellino. Dicen que hay que conciliar, pero queridos amigos, todos los días me pongo mi sombrero de Indiana Jones e intento buscar ese tiempo que no tengo. Ahí tardes que mi pequeña se duerme sentada conmigo escribiendo en el ordenador, por supuesto si la echas en la cama se despierta, así que ya me he buscado la manera de escribir con ella encima, como un buen contorsionista del Circo del Sol. Quien me conoce sabe que la elasticidad no es lo mio, por ello el esfuerzo es titánico.

Me encanta pasar tiempo con ella, ir a ver a los niños entrenar al baloncesto, jugar a las princesas o ver con ella Billy Bam Bam, pero sé que ese tiempo que nos dedicamos, luego tendré que echarlo por la noche, suerte que tengo una mujer comprensiva y que me ayuda mucho a seguir adelante, pero reconozco que me encantaría poder disfrutar de esos momentos sin pensar, ufff todo lo que me queda todavía.!!!

Ir al gimnasio o salir a correr a una hora prudencial es complicado, ver series o una peli es más complicado aún, e incluso poder dormir más de 7 horas ya es una “paliza a la cama”:

Emprender es una sensación brutal, ver que lo que haces tiene resultados, y  porque no, ver como tu cuenta corriente vuelve a recuperarse. Pero emprender es sacrificio, es dedicación, son horas y horas, por ello, para un emprendedor que empieza es imposible eso que llaman conciliación, mejor llamémoslo recolocación de horarios o lo que es lo mismo, encaje de bolillos. Porque montar una empresa, pasar tiempo con tu familia, las tareas de casa, ver a los amigos y tener tiempo para ti… para mí, ahora mismo, es imposible.

Aun así no cambio por nada lo vivido en esta apasionante aventura, y todos los días volveré a ponerme mi sombrero de Indiana Jones y volveré en busca de esa “arca perdida” que se llama conciliación, la cual estoy ansioso por encontrar.

+ en el Blog